HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

Afrikakorps [2] (20-1-1942)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Afrikakorps [2] (20-1-1942)

Mensaje  Compañia el Lun 23 Abr - 3:25:25


Rommel sabía que en Roma se filtraba la información y decidió, sólo confiar en sus más allegados comandantes y comunicar a sus subalternos sólo el mínimo necesario y aprovechar la circunstancia para engañar al enemigo difundiendo noticias falsas. El rumor que Rommel iba a seguir retrocediendo, incluso hasta abandonar la posición de Marsa el-Brega, corría a mediados de enero de 1942 entre el puesto de mando de Tripolitania y el Cuartel General en Roma. Selectos oficiales alemanes difundían los rumores de manera muy sutil. Los informes cruzaban el desierto y llegaban a Roma y Londres. El mando inglés pronto se enteró de los "planes" de Rommel y lo comunicó al General Auchinleck en El cairo. Auchinleck dudaba, pues conocía ya las trampas tendidas por el Zorro del Desierto.



20 de enero de 1942

Las dudas de Auchinleck procedían del análisis de las últimas batallas y la retirada ordenada de Rommel logrando salvar la mayor parte de su ejército. Auchinleck reconocía que el Afrikakorps había sufrido graves pérdidas, sin embargo el frente seguía estabilizado. A esto había que añadir que la II Luftflotte del Mariscal Kesselring había sido enviada a Sicilia y tenía a Malta bajo constantes ataques, de modo que ni la aviación, ni la marina británica podía ya impedir con la facilidad de antes, los envíos de suministros al Eje desde Italia, al Norte de África. Auchinleck dudaba. El 20 de enero de 1942, comienzan a llegar noticias. En todas partes se oyen explosiones y hay incendios en Marsa el-Brega y el puerto. Al parecer Rommel destruye los buques que no pueden hacerse a la mar y los depósitos y almacenes.



Auchinleck cae en la trampa

Esto termina de convencer a Auchinleck. Durante la reunión con su Estado Mayor da la orden de reiniciar la marcha. Las instrucciones son claras: "Avanzar hasta conseguir el total aniquilamiento del enemigo. ¡Funcionó! diría Rommel a su Estado Mayor. Exactamente eso es lo que deseaba el astuto general. Para conseguirlo había sacrificado un par de viejas casas y algunos buques, inservibles. Inmediatamente alertó a sus mandos para preparar el ataque. Esa noche, después de fuertes vientos durante todo el día, se desataba una tormenta de arena que levantaba negras nubes que impedían ver más allá de 10 metros. Las unidades del Afrikakorps ocuparon sus posiciones. Sólo en el último momento, su estado Mayor comunicó a los oficiales y jefes, lo que se estaba preparando. Rommel tampoco había dicho una palabra al Mando alemán o italiano. Conversando a solas con el Jefe del Estado Mayor italiano en el Norte de África, General Gambara, Rommel le había informado vagamente que se trataba de una simple operación de comandos.



Nueva "Tenaza"de Rommel

Una vez más el "Zorro del Desierto" preparó una tenaza y, una vez más, uno de los brazos de la tenaza, rodeó al enemigo por el sur cuando el Afrikakorps se puso en marcha al amanecer del 21 de enero, con las 15 y 21 Panzerdivisionen, que ocuparon posiciones a lo largo de Uadi Faregh, por la retaguardia de la 1ra División Blindada británica. El brazo norte de la tenaza estaba formado por parte de la 21 Panzerdivision y la 90 División Ligera, que avanzaron por la Vía Balbia, hacia el nordeste, contra las posiciones inglesas. El XX Cuerpo de Ejército italiano y las secciones no motorizadas de la 90 División, se debían sumar más tarde a la operación.

La tenaza se fue cerrando y los frutos de la sorpresa no se hicieron esperar. Tanto el ataque frontal por la costa, como el rodeo dado por el sur se vieron coronados por el éxito. De nuevo los carros llevaron el peso de la operación y, una vez más, lograron aniquilar una tras otra a las pesadas unidades británicas, que aunque mortíferas eran lentas de movimientos.

Captura de Msus

El mando británico no se esperaba el ataque y quedó paralizado. En el cerco de Msus cayeron en manos alemanas 12 aviones, 96 carros, 38 cañones británicos más 1000 efectivos que fueron capturados. Gracias al aprovisionamiento dispuesto por Auchinleck para perseguir a Rommel, la infantería logró capturar intacto un gigantesco almacén de abastecimientos de cigarrillos, mermelada, galletas y whisky. Rommel había conseguido su primer objetivo, contener el avance británico. Roma envió al Mariscal Cavallero con la orden de que se diera por terminada a ofensiva y de que las tropas regresaran a la segunda posición de Marsa el-Brega.



Cavallero le quita las fuerzas italianas a Rommel

Rommel no estaba dispuesto a aceptar esa orden teniendo Bengasi a la vista. Cavallero, indignado, le retiró el mando del Cuerpo de Ejército italiano, cuyas fuerzas fueron enviadas al fuerte de Marsa el-Brega. Sin inmutarse, Rommel ordenó que un grupo, bajo el mando del coronel Geissler, atacara Marausa y él se puso en movimiento con el resto de las tropas hacia Bengasi; esta vez no por la Vía Balbia, como a principios de 1941, sino a través del terreno montañoso de la Cirenaica.

El astuto plan se puso en peligro cuando una lluvia torrencial cayó sobre el desierto, convirtiendo la tierra en barro e inmovilizando los carros. Pero, no por mucho tiempo, en la mañana el sol secó el agua y endureció el barro. Con Rommel a la cabeza, el Grupo Marcks dejó atrás el antiguo fuerte turco de Er Radjima y continuó hacia Benina y Bengasi donde continuaron capturando depósitos de aprovisionamiento británicos, aunque algunos de ellos fueron destruidos por la Brigada india, que quemó siete millones de cigarrillos y miles de latas de conservas, voladas con cargas de dinamita.

Los "Boxen"

Sir Claude Auchinleck envió al frente a todos los oficiales que se encuentran en El Cairo, ordenando trazar una línea defensiva de 75 km de profundidad a través del desierto, desde Ain el-Gazala hacia el sur hasta Bir Hacheim en el otro extremo. Los británicos actuaron con gran eficiencia. Pronto consiguieron trazar un sistema de defensa -llamado "Boxen" (Ring de Boxeo)- entre Ain el-Gazala y Bir Hacheim. Los "Boxen" son una serie de posiciones rodeadas por un cinturón de alambradas y otro de minas, que ocupan un frente de 2 a 4 kilómetros, protegidos por la artillería, y disponen de ametralladoras y una Brigada de guarnición. Dentro se encontraban sus unidades mecanizadas y sus tropas móviles.



El problema de Malta

Entretanto, Rommel trataba de resolver el problema cada vez más apremiante de Malta que continuaba cumpliendo la función de portaaviones para los Aliados, entorpeciendo la llegada de reservas y abastecimientos. Cierto que los aviones de Kesselring bombardeaban también la isla poniendo en fuga a los aparatos y embarcaciones enemigos y dejando expedito el camino desde Italia, pero en ningún caso ofrecían una seguridad a largo plazo cuando se pensaba en el avance sobre el Nilo y el Golfo Pérsico, meta de Rommel.

Rommel se entrevista con Hitler y Mussolini

Rommel voló a entrevistarse con Hitler y Mussolini. El Führer, ocupado con la campaña rusa, apenas le escuchó y en ningún caso quiso comprometerse. Tampoco el Duce dio una respuesta clara. Rommel regresó decepcionado, pero había logrado que a finales de abril ambos discutieran el asunto de Malta. Hitler era de la opinión que había que dejar tranquilos en Malta a los ingleses, que así estaría ocupados en el Mediterráneo mientras los U-boots cazaban a los barcos mercantes aliados. Al final, sin embargo, accedió a que se preparara la Operación Hércules para capturar Malta por medio de unidades ítalo-alemanas. Pero para ello, era necesario que Rommel reconquistase Tobruk y volviera a adueñarse de Cirenaica hasta la frontera egipcia. En el desierto, en la línea de Gazala, el enemigo se preparaba. Auchinleck había conseguido del Alto Mando británico retrasar en un mes la ofensiva prevista para mediados de mayo, porque, ante los refuerzos recibidos por Rommel, él quería esperar, a su vez, a que le llegaran los suyos. Rommel no estaba dispuesto a esperar.



26 de mayo

El 26 de mayo la artillería alemana abrió fuego en los sectores norte y centro, de la línea de Ain el-Gazala. Los Stukas se lanzaron sobre los "Boxen" seguidos por las unidades de infantería. Los ingleses podían divisar perfectamente las inmensas nubes de polvo que se alzaban en el horizonte por el lado occidental. No cabía la menor duda, los carros de Rommel avanzaban por aquella parte. El polvo, sin embargo, no lo levantaban los carros, sino los motores de aviación que, con hélices y todo, había montado Rommel en la parte trasera de unos camiones. Entre ellos se movían diversos vehículos camuflados como carros de combate revestidos de cartón. El simulacro duró hasta entrada la noche. Entonces, todo cuanto podía avanzar, se puso en movimiento hacia el sur. Allí se preparaba el grueso de las unidades blindadas germano-italianas a rodear el punto base británico de Bir Hacheim.



27 de mayo

En la mañana del 27 de mayo, Rommel atacaba una vez más con todos los efectivos disponibles: por el ala izquierda con una División blindada italiana, en el centro con la 15 y la 21 Panzerdivision del Afrikakorps, por el ala derecha con la 90 División Ligera 90 y toda la sección de reconocimiento. Este potente ejército se movía hacia el norte, por el camino de la costa, entre Tobruk y la línea de Ain el-Gazala con objeto de dividir en dos las fuerzas de reserva de Auchinleck y aniquilarlas.

Tanques Grant

Según el plan de Rommel, Tobruk debía caer durante el segundo día de operaciones. Pero esta vez se equivocó. Ante la arremetida Panzer surgieron unos carros extraños que alcanzaban los carros alemanes desde una distancia inusual para los carros británicos. Eran los "Grant" americanos, con cañones de 77 mm. Los alemanes sólo habían previsto enfrentar a carros armados con cañones de 55 mm usando los Panzer III. Sólo los Panzer IV podían enfrentarlos con el cañón largo, pero no había municiones anticarro de ese tipo. La orden fue arremeter a toda velocidad y como es usual avanzar, detenerse y disparar, no perder tiempo ni vacilar, avanzar, detenerse y disparar. Cuanto más rápido se haga, más posibilidades hay de salvar la vida. Una Brigada entera abre fuego; muchos carros quedan sobre el terreno. La batalla la decide el fuego desde los flancos resultando destruida la 8 Brigada de Húsares y la 3 Brigada "Royal Tank" pierde 16 tanques "Grant".



Nueva artillería británica

Con ello queda rota la barrera de la costa. Pero entonces el General Ritchie reacciona lanzándose desde el este sobre el flanco de la columna. Al mismo tiempo, las Brigadas de los "Boxen" lo hacen por el oeste. Aparece otra arma nueva: un cañón anticarro de 75 mm, con proyectiles de 3 kg, que dispara también sobre la columna. Al mediodía del 27 de mayo se retiran del sur y oeste las unidades de aprovisionamiento del Afrikakorps, mientras que en el norte los carros permanecen paralizados, sin reservas, sin abastecimiento, en el punto de concentración.

28 de mayo

La catástrofe parece inevitable. Rommel se encuentra en el centro de la operación sin que su enlace pueda establecer contacto con él. El Estado Mayor y el puesto de mando y transmisiones se encuentran aislados de las unidades; el centro vital del Afrikakorps permanece indefenso y a merced de los ataques del enemigo.



29 de mayo

Mientras los problemas se multiplican. Rommel ordena por radio al General Crüwell abrir brecha hacia el oeste en la línea de Gazala con las fuerzas italianas a su mando. El 29 de mayo, a las 8,30 de la mañana, el General Crüwell vuela al frente en un Fíeseler Storch. Se ha acordado que en el momento en que el aparato vuele sobre las posiciones italianas se le señalará el lugar de aterrizaje lanzando una bengala luminosa al aire. El piloto del Storch no llevó el mapa adecuado y equivocó la dirección y el oficial que se encuentra dispuesto para lanzar la bengala le llaman por teléfono, exactamente en el instante en que surge la nave en el cielo. El avión sigue volando hacia el este, sobre las posiciones británicas, a 150 metros de altura. Una ráfaga de ametralladora paraliza el motor y destroza la cola y otra causa la muerte del piloto. Por un milagro, el aparato planea en vez de entrar en barrena. Crüwell es hecho prisionero sin un rasguño. El Afrikakorps perdía uno de sus más valiosos generales y se detiene el ataque italiano.

Un Mariscal recibe órdenes de un General

El Mariscal Kesselring fue enviado a reemplazar a Crüwell tomando el mando del sector de Gazala, poniéndose el a las órdenes del General Rommel; un Mariscal recibiendo órdenes de un General. Por momentos Kesselring se desespera ante la forma poco ortodoxa de comandar que tiene Rommel, porque según él un Comandante en Jefe no puede desaparecer como lo hace, sin que pueda ubicársele por radio. Pero ni el Mariscal Kesselring puede detener al General Rommel.



1 al 8 de junio

La situación es crítica, el DAK se encuentra entre el 8 Ejército de Ritchie y la Línea de Gazala, mientras que el Fuerte Ualeb ocupado por la 150 Brigada británica cierra el camino hacia el oeste. El 01 de junio Rommel envía todo lo que tiene contra los "Boxen" tratando de romper las líneas británicas. Se pierden 12 carros y los Stukas llegan a destiempo bombardeando las propias líneas. Rommel ataca con el 3 Batallón de Transmisiones abriendo una brecha. Sorpresivamente, Rommel grita que agiten pañuelos blancos mientras él lo hace. Ante la sorpresa, psicológica dos mil soldados británicos se rinden y las fuerzas cercadas persiguen a los ingleses, acabando con la 8 Brigada británica que perdió 170 tanques, mientras la 5 División india fue destrozada. El 10 de junio Auchinleck comunicaba a Londres que las pérdidas eran de 10 mil hombres de los cuales 8 mil fueron hechos prisioneros, más la 5 División india.

Batalla del Fuerte Bir Hacheim

Desde la Línea Gazala hasta el Fuerte de Bir Hacheim, el General Koening sigue defendiéndose del acoso de la División italiana Trieste. La defensa de la 1ra Brigada de voluntarios franceses con 3000 hombres y 1000 voluntarios judíos es feroz. Rommel decide atacar con al 90 División Panzer y algunos carros de la Sección 33 de Batidores. Rommel trató de repetir el truco del pañuelo, pero sólo recibió como respuesta un nutrido fuego por parte de los defensores. Ordenó un ataque con Stukas, pero aparecieron cazas británicos ante los cuales los Ju 87 nada podían hacer. El General von Waldaw de la Luftwaffe se quejó ante el Mariscal Kesselring, por la falta de apoyo de las fuerzas terrestres. Kesselring fue inmediatamente al frente y protestó ante Rommel por la falta de apoyo. Entonces, Rommel decidió emplear más fuerzas para abrir la brecha. Sin embargo la defensa no cede y parece infranqueable, pese al ataque combinado. Dos batallones de infantería italiana, al mando del coronel Ecker, atacan decididos a abrir una brecha. Caen tres de los seis jefes de compañía, de los 11 carros italianos seis son puestos fuera de combate y cuatro más volados por las minas. El último carro apoyado con los infantes italianos logra abrir la brecha.



9 de junio

Los Stukas deben atacar temprano y muy concentrados para apoyar a los italianos, pero los aviones no aparecen cuando levanta el sol. El coronel Ecker es atacado por la artillería apenas se hace de día y debe desviarse del rumbo chocando con una mina. Rommel decide movilizar al 115 Regimiento Blindado y Kesselring ordena que se dirijan a África 76 aviones Ju 88 desde Creta y Grecia. Esa misma tarde, atacan los Ju 88. Al día siguiente el ataque aéreo cuenta con 124 Ju 87, 76 Ju 88 y 168 cazas Me 109 de escolta. 140 tn de bombas son lanzadas contra el fuerte seguido por el ataque de la infantería con pistolas y bayoneta calada. Koening comunica al General Ritchie que ya no pueden aguantar más. Ritchie le ordena que traten de salir del cerco.



11 de junio

La Sección del capitán Briel hace un prisionero al sur de Bir Hacheim y confiesa que las fuerzas aliadas del fuerte tratarán de salir en la noche a través de un camino entre la línea de minas. El capitán Briel dispone sus tropas en el lugar preciso. Cuando el General Koening trata de escapar esa madrugada Briel los recibe con nutrido fuego de ametralladora. Por primera vez se utiliza la nueva ametralladora 42, capaz de hacer 1200 disparos por minuto. A la mañana siguiente ondeaba la bandera blanca en el Fuerte Bir Hacheim.

Siguiente objetivo Tobruk

Rommel no se detiene ni da tregua, inmediatamente ordena el ataque a Tobruk con todas las fuerzas alemanas e italianas. Ritchie ordena a su vez que sus carros fueran al encuentro de los atacantes para evitar verse rodeado. Nuevamente con las fuerzas divididas, los británicos son derrotados. Churchill ordena no abandonar Tobruk bajo ningún concepto.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.