HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

SS-Brigadeführer und Generalmajor der Polizei Hans Baur (Piloto de Hitler)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SS-Brigadeführer und Generalmajor der Polizei Hans Baur (Piloto de Hitler)

Mensaje  Compañia el Mar 24 Abr - 3:48:18



Hans Baur

Johann "Hans" Peter Baur, nació en la Villa de Ampfing, Alemania, el 19 de junio de 1897. La familia Baur se mudó a Munich en 1899 donde Hans creció y cursó sus estudios escolares. Sus estudios primarios los realizó en el Ludwigs-Realschule y los secundarios en la Escuela Ludwig (hoy Erasmus Greser Gymnasium). Al terminar la secundaria fue a trabajar como aprendiz de vendedor en una compañía ferretera. Poco después, a los 17 años de edad, estalló la Primera Guerra Mundial y Hans se presentó como voluntario al servicio. Para su consternación, fue rechazado por ser muy pequeño para los estándares de la Infantería del ejército bávaro y sólo le recomendaron que esperara un año más, cuando fuera más alto y tuviera más peso.

Hans vivía fascinado con el vuelo de dirigibles y aviones que cruzaban la campiña bávara y por tanto ansiaba convertirse en piloto, para ello la única forma de satisfacer ese anhelo era ingresando al ejército. Pasó meses realizando ejercicios físicos para mejorar su peso e incrementar su fortaleza muscular. Un año después, en setiembre de 1915, se presentó como voluntario en el Koeninglish Bayerischen Fliegertruppen. Luego de una corta pero ansiosa espera, recibió orden de reportarse al servicio y después de meses de intenso entrenamiento fue enviado al Frente del Oeste en Francia. Sin embargo, para su total decepción, fue asignado a un escritorio haciendo labores de intendencia.

Hans Baur insistió y luego de meses de intentos para ser llamado al servicio como piloto, fue incluido en la lista de elegidos a recibir instrucción de vuelo en el campo aéreo Gersthofen-Gablingen en Augsburg. Finalizó su entrenamiento básico en tiempo récord, demostrando tener cualidades innatas de aviador. Un mes después fue enviado a entrenamiento en mecánica y luego como aspirante de piloto para instrucción en aviones Albatros tipo B, un avión que fue retirado del servicio al surgir el nuevo tipo C y convertido en avión de entrenamiento. Una vez más, Hans completó la instrucción en tiempo récord, recibiendo finalmente las ansiadas alas de piloto. Pero el drama para Baur recién comenzaba cuando sus deseos de ser piloto de caza se frustraron. Fue asignado como observador de vuelo, luego asistente bombardeo y artillero, ostentando el rango de Gefreiter (Cabo de Lanceros). Mientras tanto, hizo todo lo que pudo para ser asignado como piloto de caza, cuando fue herido en combate y debió permanecer un tiempo en un hospital. Después de su recuperación fue finalmente elegido piloto del observador de artillería Georg Ritter von Hengl ganándose ambos un bien merecido prestigio por sus acciones en el Frente Occidental.

Hasta 1918 realizó 160 misiones derribando seis aviones franceses, lo que fue muy meritorio para un piloto que voló en un simple biplano. Por méritos en combate, Hans Baur fue condecorado con la Cruz de Hierro de Segunda Clase en 1914 y la Cruz de Hierro de Primera Clase en 1918.

Al finalizar la guerra permaneció en el ejército, pero era poco lo que Baur podía esperar como piloto, pues las posibilidades para continuar en la aviación eran mínimas. Fue piloto de correo militar en Fürth y luego en la ruta Munich-Nuremberg - Würzburg-Weimar. Sin embargo, la gran oportunidad le llegó en 1920 cuando contactó al director de la Bayerischer Luft-Lloyd, flamante aerolínea recién establecida en Munich. Poco después, en octubre de 1921 y gracias a su meritoria hoja de servicios, recibió su licencia de piloto civil. Abandonó el ejército en 1922 e inmediatamente comenzó a trabajar en la aerolínea cubriendo la ruta Munich-Constance en la frontera con Suiza.

La Luft-Lloyd fue adquirida por la poderosa Junkers para incorporar sus aviones y rutas a su aerolínea Junkers Luftverkehr. Baur continuó como piloto en la nueva empresa adquiriendo una valiosa experiencia y gran cantidad de horas de vuelo.

En 1926 se unió al naciente Partido Nacionalsocialista participando activamente en los mítines de sus correligionarios, mientras continuaba su carrera ascendente como piloto civil, para entonces como uno de los seis pilotos de Luft Hansa y primer piloto en abrir la ruta Berlín-Roma y luego la Munich-Milán-Roma. En 1928 Baur había volado 500.000 Km. en rutas comerciales.

Como piloto civil Baur tuvo el honor de llevar como pasajeros a connotadas personalidades mundiales como el Nuncio Apostólico Eugenio Pacelli representante del Vaticano en Alemania y luego Papa Pío XII. También al que sería Rey Boris de Bulgaria, Arturo Toscanini y el explorador Fridtjof Nansen, entre otros.


En 1931 Baur realizó su vuelo número 100 cruzando los Alpes recibiendo en reconocimiento un águila de plata y en marzo de 1932 el Premio Lewald por sus meritorios logros en la aviación. Ese mismo año, cuando Hitler inició su campaña política inmediatamente pensó en el transporte aéreo para que lo llevara de ciudad en ciudad y para el efecto necesitaba de un piloto experimentado y de confianza. La elección no podía recaer en otro que no fuera en el experimentado Hans Baur que ya contaba en su haber más de un millón de kilómetros de vuelo, convirtiéndose así en el piloto personal del Führer, el primer Jefe de Estado en usar extensivamente el transporte aéreo. .El 3 de marzo de 1932 Hans Baur llevó a Adolf Hitler, desde Munich a Dresden, en el vuelo que iniciaba su campaña política en un avión Rohrbach Ro VIII Roland II de la compañía Luft Hansa. Desde ese día Hitler utilizó los servicios de Baur de manera exclusiva en todos sus vuelos, la mayoría nocturnos, para llevarlo de ciudad en ciudad, mencionando constantemente que Baur era su piloto particular.

A partir de ese día, fueron tantos los viajes que realizó Hitler en aviones comerciales, la mayoría de ellos Junkers 52 y después como Canciller en el cuatrimotor Cóndor 200 llamado "Inmelman III", todos pilotados por Baur, oficialmente ya su piloto personal, viajes que siempre terminaban con ambos cenando y conversando muy extensamente, generalmente sobre temas políticos o relacionados con aspectos técnicos de la aviación.

Como era de esperarse, Baur contó con la presencia de Hitler como invitado de honor cuando contrajo matrimonio con Elfriede en 1936, con quien tuvo una hija bautizada con el nombre de Ingeborg. Para entonces, entre Hitler y Baur se generó una estrecha amistad convirtiéndose Baur en uno de los más fieles confidentes del Führer.

Baur se mudó a Berlín asumiendo la responsabilidad de organizar todos los aspectos del transporte aéreo del gobierno del Reich y de Hitler en particular. Inicialmente los aviones pertenecían a Luft Hansa e incluían pilotos seleccionados por Baur para el servicio exclusivo de la Cancillería y de otras altas personalidades del gobierno. En este aspecto, Hitler ordenó que sus más allegados colaboradores, Goebbels, Hess y Goering volaran únicamente con Baur.

Desde 1939 el "Regierunsstaffel" (Escuadrón del Gobierno) fue renombrado "Fliegerstaffel des Führer" (Escuadrón de Vuelo del Führer) en el cual habían varios aviones Junkers Ju-52 y el Cóndor del Führer que por orden de Baur llevó siempre como identificación el número D-2600 para que fuera plenamente identificado y recibiera prioridad en todos los aeropuertos alemanes.

Cuando comenzó la guerra Baur tuvo que estar a disposición de Hitler en todo momento, siempre listo para llevar a Hitler o a quien ordenara a cualquier parte de Europa. Durante los últimos meses de guerra, cuando el Führer decidió permanecer en el búnker de la Cancillería, Baur igualmente permaneció a su lado y fue entonces cuando elaboró un plan de escape para sacar a Hitler de Berlín.

El plan de Baur era sacar a Hitler y otros de los más fieles colaboradores de Berlín entre el 28 y el 29 de abril de 1945 y llevarlos a un lugar del norte de Alemania y de ahí volar probablemente a Groenlandia o desde Bulgaria a algún territorio ocupado por Japón en China o las islas Sakhalin. Alemania tenía varios aviones en servicio con suficiente autonomía de vuelo para cumplir la misión. El hidroavión Bv222 con seis motores de dos tiempos podía ser reabastecido desde un submarino y según Albert Speer el Junkers Ju-390 (equipado también con 6 motores) había volado en ruta transpolar a Japón. Aunque el plan era factible, Hitler lo desestimó inmediatamente, pues estaba decidido a permanecer en el búnker hasta el final.

En 1944 Baur era SS-Brigadeführer und Generalmajor der Polizei y en enero de 1945 fue ascendido a SS-Gruppenführer und Generalleutnant der Polizei.

El 01 de mayo de 1945, Baur recibió la orden de Hitler de sacar a Martin Bormann del búnker y llevarlo a lugar seguro, pero en el intento de llegar al aeropuerto Tempelhof perdió de vista a Bormann en momentos que eran cercados por los rusos. Durante la balacera que ocurrió, Baur fue gravemente herido en una pierna, la cual perdió más tarde debido a la gangrena. Baur no lo supo entonces, pero Bormann murió en el intento. Los rusos confinaron a Baur en la prisión Butiershka de Moscú donde fue sometido a interminables interrogatorios y torturas. Los rusos estaban convencidos que Baur había sacado a Hitler de Berlín para llevarlo a algún lugar secreto.

Hans Baur, fue recién liberado después de 10 años de permanencia en un campo de concentración en Siberia y se dedicó a escribir sus memorias, las cuales plasmó en el libro "Hitler a mi lado".

Hans Baur falleció en Herrsching, Bavaria, en 1993 por razones naturales debido a su avanzada edad. Sus restos se encuentran enterrados en el Cementerio Westfriedhof en Munich.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.