HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

Golpe de estado en España [17 y 18 Julio 1936]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Golpe de estado en España [17 y 18 Julio 1936]

Mensaje  Compañia el Vie 29 Jun - 0:45:40


El golpe de Estado de julio de 1936 fue una sublevación militar dirigida contra el gobierno de la Segunda República Española y cuyo fracaso parcial condujo a la Guerra Civil Española y, derrotada la República, al establecimiento de la dictadura de Francisco Franco, que se mantuvo en el poder en España hasta 1975.




Situación política y social en la Segunda República

A lo largo de la Segunda República Española el clima político español se había ido volviendo cada vez más extremista y violento, destacando la Revolución de 1934 y la consiguiente represión.

En las elecciones generales del 16 de febrero de 1936 se manifestó la polarización de la vida política. La izquierda se presentó unida en una coalición denominada Frente Popular que abarcaba desde la Unión Republicana de Diego Martínez Barrio hasta el PCE, pasando por el PSOE, ERC y la IR de Manuel Azaña.


Enfrente la mayor parte de los partidos de derecha se agruparon en el Frente Nacional Contrarrevolucionario (CEDA, Renovación Española, Comunión Tradicionalista carlista, Lliga Catalana, etc.), del cual sin embargo no formaron parte ni la Falange ni el PNV. Ganó el Frente Popular con mayoría absoluta.

A partir de ese momento se desató una oleada reivindicativa con numerosas huelgas. Pronto entraron en acción grupos paramilitares, principalmente falangistas, que con sus atentados buscaban crear una espiral de acción-reacción. Los militantes de partidos de izquierda respondieron con más violencia, creando también milicias paramilitares. Únicamente en el mes de febrero de 1936 se contabilizaron 441 asesinatos en todo el país.




La conspiración golpista

Desde el mismo momento de la victoria electoral del Frente Popular, oficiales reaccionarios y monárquicos comenzaron la preparación de una sublevación militar. El 10 de agosto de 1932 tuvo lugar el primer intento de golpe de Estado contra la República, liderado por el general Sanjurjo y llamado por ello "La Sanjurjada". Fracasó y Sanjurjo fue capturado. Más tarde Sanjurjo se exilió en Portugal, desde donde siguió participando en conspiraciones golpistas.


General: Jose Sanjurjo Scanell

En 1934 el rey Alfonso XIII, que estaba exiliado en Italia, pidió apoyo a Mussolini para "un eventual golpe de Estado que se produjera en España para restaurar la Monarquía" y consiguió que el gobierno fascista italiano se comprometiese a aportar 1.500.000 pesetas, 200 ametralladoras, fusiles y granadas de mano. Firmaron el acuerdo por parte española el general Barrera y representantes de los partidos Renovación Española (monárquico) y Comunión Tradicionalista (carlista).


En 1935 el líder de la CEDA, José María Gil-Robles, consiguió la cartera de ministro de la Guerra en el Gobierno y procedió a nombrar a generales derechistas para los puestos clave: Franco como jefe del Estado Mayor Central, Fanjul como subscretario de Gil-Robles, Goded responsable de Aeronáutica y Mola jefe de las fuerzas en Marruecos.


José María Gil-Robles


En esta época la derechista Unión Militar Española se dividió entre los que seguían queriendo dar un golpe de Estado para acabar con la democracia y los que preferían "penetrar" el sistema político desde el poder. En enero de 1936 el presidente de la República disolvió las Cortes y convocó elecciones para el 16 de febrero. Varios generales acordaron entonces sublevarse el 19 de febrero si el Frente Popular ganaba las elecciones. Cuando efectivamente la izquierda ganó, tanto Gil-Robles como Franco presionaron al presidente del Gobierno saliente para declarar el estado de guerra pero este se negó. No hubo sin embargo sublevación militar, aparte de un intento de Fanjul.

El nuevo presidente, Manuel Azaña destituyó a Fanjul y trasladó a Franco, Goded y Mola a destinos alejados de Madrid y con responsabilidades menos importantes. Estos generales se reunieron con otros de ideas similares en Madrid el 8 de marzo, antes de partir hacia sus nuevos puestos, y acordaron llevar a cabo un golpe de estado en caso de amenaza grave a "la unidad de la patria" y quiebra límite del orden público. Acordaron también ofrecer la jefatura al exiliado general Sanjurjo y que el coordinador en España fuera el general Rodríguez Barrio.

El general Gonzalo Queipo de Llano, que estaba organizando otra conspiración golpista por su cuenta, visitó a Mola en Pamplona el 12 de abril. Tras informarse mutuamente de sus respectivos planes decidieron colaborar.


General: Gonzalo Queipo

El 19 de abril el general Rodríguez del Barrio intentó un alzamiento militar en Madrid y fracasó. La coordinación de la conspiración pasó entonces a Mola, que en los meses siguientes hizo circular una serie de "instrucciones" o directivas en las que detallaba sus planes para la sublevación.

El 7 de junio Mola recibió la visita sorpresa del Director General de Seguridad, en busca de pruebas contra los conspiradores, pero se salvó gracias a un aviso recibido doce horas antes. Mola entabló una negociación con la Comunión Tradicionalista para que el Requeté carlista, fuerza paramilitar concentrada principalmente en Navarra y el País Vasco, se uniese a la sublevación.

Mola se negó inicialmente a aceptar las exigencias de los carlistas, partidarios de una monarquía clerical que querían luchar bajo la bandera rojigualda y el Sagrado Corazón de Jesús, mientras que Mola defendía una "dictadura republicana" donde la Iglesia siguiera estando separada del Estado.

Sin embargo el 11 de julio Sanjurjo aceptó las principales reivindicaciones carlistas y el 14 estos anunciaron su adhesión al levantamiento. El 10 de julio también se unieron al plan de Mola, José Calvo Sotelo y su partido, Renovación Española.


José Calvo Sotelo

En paralelo los conjurados alquilaron un avión para que Franco pudiera trasladarse de Canarias al Marruecos español y tomar allí el mando del sublevado Ejército de África. Para ello el financiero Juan March facilitó fondos al marqués de Luca de Tena, propietario del diario ABC. El corresponsal de ABC en Londres, Luis Bolín, contrató un de Havilland D.H.89 Dragon Rapide que partió de Inglaterra el 11 de julio y llegó a Gran Canaria el día 15.


Sucesos de julio de 1936

En la dinámica de venganzas y represalias de aquellos días, y con la fecha del pronunciamiento fijada para los días 10 al 20 de julio, el 12 de julio fue asesinado por pistoleros de extrema derecha, carlistas para algunos historiadores, falangistas para otros, el teniente de la Guardia de Asalto José Castillo.


Teniente: José Castillo

Castillo era conocido por haberse negado a intervenir contra los manifestantes de la Revolución de 1934. Además era miembro de la UMRA e instructor de las milicias de la juventud socialista.

El 16 de abril de 1936, durante unos disturbios en Madrid, uno de sus hombres había matado a Andrés Sáenz de Heredia, primo de José Antonio Primo de Rivera y el propio Castillo había herido a un manifestante carlista. Castillo era el número dos en una lista negra de oficiales de izquierdas supuestamente confeccionada por la UME y cuyo número uno, el capitán Carlos Faraudo, ya había sido asesinado.

El mismo día, en Ketama (Marruecos), los principales mandos del Ejército de África coincidieron en unas maniobras en el Llano Amarillo y perfilaron los detalles de la ya inminente sublevación.

A primeras horas del día siguiente, 13 de julio, un grupo de guardias de asalto salió a vengar la muerte de su compañero en la persona de algún político de derechas. Buscaron primero a Antonio Goicoechea y a Gil-Robles pero, al no encontrar a ninguno de ellos, mataron al diputado José Calvo Sotelo, líder de Renovación Española.


Este asesinato causó gran conmoción en la opinión pública. El Gobierno lo condenó rápidamente y ordenó el arresto inmediato de quince oficiales de la Guardia de Asalto. El asesinato de Calvo Sotelo contribuyó a decantar a favor del golpe de Estado a algunos militares que estaban indecisos, entre ellos y según Paul Preston, a Franco.


Plan militar de la sublevación

Inicialmente, temiendo que las guarniciones de Andalucía no apoyarían la sublevación, Mola tuvo que limitarse en sus planes a esperar que la 2ª División Orgánica (Sevilla), al igual que la 1ª, si no se suman al movimiento, por lo menos adopten una actitud de neutralidad benévola.

Inicialmente Mola fijó el 10 de julio como fecha para el golpe.



El 24 de junio Mola modificó sustancialmente el plan de la sublevación, estableciendo que el Ejército de África debería “organizar las columnas mixtas, sobre la base de la Legión, una en la Circunscripción Oriental y otra en la Occidental, que desembarcarán, respectivamente, en Málaga y Algeciras. Desde estos puertos los sublevados convergerían en Córdoba y a continuación marcharían sobre Madrid por Despeñaperros.



Las instrucciones de Mola estipulaban que todas las unidades implicadas en el alzamiento estuvieran ‘’dispuestas’’ el día 17 a las 5 de la tarde (el 17 a las 17 horas), para empezar el Alzamiento en Marruecos. En puntos clave de la península empezaría el día 18, y en otros sitios (incluida Pamplona), el 19. La noticia de la sublevación en Marruecos sembró la confusión entre los conspiradores de la península: ¿Tenían que atenerse a la fecha planeada, o también tenían que adelantar su actuación?





avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.