HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

Bombardeo de Guernica [26 de Abril 1937]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bombardeo de Guernica [26 de Abril 1937]

Mensaje  Compañia el Mar 31 Jul - 20:23:46


El bombardeo de Guernica fue planeado por el general alemán Wolfram von Richthofen Jefe del Estado Mayor de la Legión Cóndor y apoyada por el Corpo Truppe Volontarie (Cuerpo de Tropas Voluntarias) enviado por la Italia fascista, este ataque destruyó la mayor parte de la ciudad, cerca de 5000 a 7000 habitantes, causando cientos de víctimas. Se consideró un ataque terrible y se utilizo ampliamente como propaganda por los republicanos españoles, dando lugar a acusaciones de "ataque terrorista" ya que se vociferaba que 1654 personas habían muerto en el ataque. Las estimaciones modernas evalúan el número de muertos en 200 a 300 personas.


La Legión Cdor tenía como jefe del Estado Mayor al Teniente Coronel Wolfram von Richthofen (primo del histórico aviador de la Primera Guerra Mundial Manfred von Richthofen, más conocido como el Barón Rojo), que ordenó, al parecer, el bombardeo y que en su diario personal admitía que en Guernica se había portado "muy maleducadamente". El grupo de bombardeo estaba formado por cuatro escuadrillas de Ju-52 y la escuadrilla VB 88 de bombardeo experimental, con Heinkel He 111, y Dornier Do 17. Los bombarderos fueron escoltados por cazas Heinkel He 51 de las escuadrillas de caza 1 y 3.J/ 88 y por los Me-109 del 2.J/ 88, escuadrilla que estaba bajo el mando del teniente Gunther Lützow. Cierto número de aviones de caza italianos participaron asimismo en la misión.

Fue un lunes por la tarde, hacia las cuatro y media cuando el rugido sordo y cadencioso de los aviones alemanes llenaron el valle del rio Oca. Guernica, una villa de menos de 5.000 habitantes, iba a convertirse en uno de los símbolos trágicos de la Historia de España y en uno de los hitos más controvertidos, dolorosos y polémicos de la Guerra Civil.

Aquella tarde del 26 de abril de 1937 la ciudad fue bombardeada por bombarderos italianos (Savoia SM-79 y Heinkel Je-111) y por Junkers Ju-52 de la Legión Cóndor. Al mismo tiempo, sus calles fueron ametralladas por cazas italianos y alemanes.



El ataque aéreo comenzó con el vuelo de un Dornier-17 que realizó una pasada de sobre la villa en dirección este-oeste a las 16:30 con la intención de destruir el puente sobre el Rio Oca que pasaba por la localidad. No consiguió alcanzar el objetivo por lo que repitió la pasada, pero aquel puente era un blanco pequeño y por tanto difícil de alcanzar, cayendo las primeras bombas en el rio, casas próximas e iglesia de San Juan. Antes de que el Do-17 abandonara el objetivo, tres Savoia 79 bombardearon de nuevo el puente sin alcanzarlo, pero destruyendo aún más las casas cercanas y alcanzando un descampado próximo a la estación.


Después llegaron los Junkers 52 con bombas de 250 y 50 kg e incendiarias de 1 kg recubiertas de aluminio brillante que perforaban fácilmente los techos. Estas causaron gravísimos daños: su explosión retardada en viejas construcciones de madera, abandonadas por sus despavoridos moradores, causaron el gran incendio que consumió parte de la villa. Hacia las 18:00, bombardeó un Heinekl 111 pero, a pesar de la precisión del aparato, el polvo y humo impidieron que alcanzase el puente. A las 18:30 volvieron 19 Junckers 52 en grupos de seis, salvo el de Von Kraft, que se componía de siete. Mientras cuatro Me-190 de escolta ametrallaban las carrerreteras vecinas. La última pasada tuvo lugar entre las 18:45 y las 19:00.


La acción se enmarcaba en la ofensiva del Frente Norte que había lanzado Franco con el objetivo de ocupar País Vasco, Cantabria y Asturias, y que comandaba el General Emilio Mola. De hecho, las tropas franquistas se encontraban tan sólo a 15 km de la villa vizcaína, en Marquina, donde se luchaba con mejor resultado para los nacionales. Ni siquiera era el primer bombardeo, Durango ya había sucumbido a las bombas unos días antes.

El hecho de que Guernica se convirtiera en un hito frente a otros raids está en la mayor virulencia del ataque, en que se emplearon bombas incendiarias, en el eco del que se hizo la prensa extranjera desde el mismo comienzo y a posteriori, sin duda, la inmensa repercusión de la obra de Pablo Picasso.


A lo largo de los años se ha especulado sobre los motivos del ataque: si fue un ensayo alemán del terror aéreo, si era un estricto objetivo militar (en Guernica había dos industrias de armas, que resultaron sin embargo indemnes) si respondía a una estrategia de desmoralización de la población civil de cara a una más fácil incursion de las tropas nacionales en el Pais Vasco o si se trataba de una represalia alemana por el linchamiento de dos pilotos alemanes.

Lo que es seguro es que la orden la dio el general de la Legión cóndor Von Sperrle y que es imposible que lo hiciera sin el conocimiento a su vez del jefe del estado mayor de la Legión, Von Richtoften. Es difícil, en cambio, afirmar si Franco conocía o no al detalle los planes alemanes. Se ha afirmado repetidamente que se sorprendió de la devastadora acción, aunque también que estaba plenamente al tanto de la estrategia de atemorización de la población civil.


Consecuencias del ataque

Nunca ha llegado a saberse cifras oficiales de víctimas ni existen datos fiables sobre el número exacto, pues la propaganda de entonces, impulsada por periódicos ingleses, quería dar una imagen "de lo que iba a ocurrir con Hitler en el futuro", exagerando el número de víctimas y elevándolos incluso a tres mil. Siguiendo esta línea, el autor Hugh Thomas dice que las versiones hablan de entre cien y mil seiscientos, estimando que la cifra más probable sea de mil muertos. Sin embargo, los datos más actuales apuntan entre 250 y 300 muertos. Los historiadores de la asociación "Gernikazarra" Vicente del Palacio y José Ángel Etxaniz estiman que hubo 126 fallecidos.

El 70% de los edificios de la ciudad fue totalmente destruido por el incendio, que no se pudo apagar hasta el día siguiente, y el 20% gravemente dañados. Los lugares históricos vascos, la Casa de Juntas de Guernica (histórico lugar de reunión de las asambleas que regían Vizcaya y sede de su archivo histórico) y el anexo Árbol de Guernica, símbolo ancestral del pueblo vasco, no fueron afectados por el bombardeo. El cercano puente que se afirmó luego era el objetivo, quedó intacto.

El 28 de abril, dos días después del bombardeo, las tropas nacionales entraban en la villa foral, tomando el control de la misma y quemaron los archivos que hallaron en la iglesia de Santa María, imposibilitando el recuento final de fallecidos.

Se dio la circunstancia de que el Árbol de Guernica iba a ser talado por uno de los soldados de las tropas del bando sublevado. En aquel momento, el batallón carlista se dirigió a la Casa de Juntas donde rindió honores al Árbol de Guernica, poniéndole una guardia de honor como símbolo de los fueros. Antes de que llegaran los requetés, sin embargo, ya se había montado una protección en torno a la Casa de Juntas y el Árbol, a cargo de soldados marroquíes de Regulares de Tetuán nº 1. Cumplían órdenes del general Emilio Mola, jefe del Ejército del Norte, indignado por el bombardeo y que había dado órdenes estrictas de proteger los símbolos forales. Los requetés, al mando del capitán navarro Jaime del Burgo, relevaron a los soldados de Regulares.

Tras el ataque, los nacionales acusaron a las tropas republicanas de haber producido la destrucción, como antes habían hecho en Irún y Éibar. La versión oficial, que se mantuvo una vez terminada la guerra, llegó a prohibir el libro del periodista George Steer del Times de Londres, testigo y primer portavoz internacional del suceso. A finales de la dictadura franquista se vino a reconocer la verdad, que la destrucción de Guernica fue realizada por las tropas que apoyaban a Franco. La primera alusión al bombardeo aéreo se produjo en la revista "Ejército", en 1949, en el artículo de un jefe militar que había sido de los primeros en ocupar la villa. La confirmación oficiosa se publicó en el tomo "Vizcaya" de las monografías sobre la guerra civil del Servicio Histórico Militar. Este tomo se publicó en 1971.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.