HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

Mitsuo Fuchida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mitsuo Fuchida

Mensaje  Compañia el Lun 19 Ago - 22:09:41



Mitsuo Fuchida


Nació el 3 de diciembre de 1902 en Nara (Japón) y murió en Kashiwara (Japón) en 1976. Fue un militar y piloto japonés de las fuerzas aéreas del Imperio del Japón. Con el grado de Teniente lideró el ataque a Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941.

Fuchida nació en el seno de una familia con arraigados valores nacionalistas y patrios, que le fueron inculcados férreamente.

En 1920, se unió a la Marina Imperial Japonesa en el ala aérea de aviones embarcados, recientemente creada por el Almirante Isoroku Yamamoto. Adquirió la estricta disciplina a la que eran sometidos los aviadores y además se ganó la estima, tanto de sus superiores como de sus pares por su carácter agradable.


Fuchida estuvo al mando del 1º, 2º y 3er escuadrones del Akagi. Participó en la 2a. guerra chino-japonesa y la Segunda Guerra Mundial.

Ataque a Pearl Harbor

Bombardeo de Darwin

Incursión del Océano Índico

Batalla de Midway

Fuchida era uno de los pilotos más capaces, más queridos y más experimentados de la Rengo Kentai. Se le asignó la conducción de la primera oleada de las fuerzas de ataque a Pearl Harbor. Transmitió el famoso mensaje cifrado "Tora Tora Tora" al almirante Isoroku Yamamoto a bordo del acorazado insignia Nagato.

Supervisó y tomó fotografías como pasajero desde un avión Nakajima B5N2 tipo 97, durante la primera y parte de la segunda fase del ataque. Participó también, en el ataque al acorazado Pennsilvania. Al momento de tomar cubierta, recomendó un tercer ataque a su comandante Chuichi Nagumo, quien desechó la opción.

Fue recibido como un héroe nacional y rindió un informe personal al Emperador Hirohito por sus acciones en dicho suceso, lo cual era considerado un gran honor.


Así relató el propio Fuchida cómo vivió ese día

"Debo admitir que estaba más emocionado que de costumbre al despertar esa mañana a las 3:00 am, hora de Hawai, cuatro días después de mi 39 cumpleaños. Nuestros seis portaaviones se encontraban 230 millas al norte de la isla de Oahu. Como Comandante General de la Escuadra Aérea, hice los controles de última hora sobre los reportes de las informaciones de inteligencia en la Sala de Operaciones antes de ir a calentar mi monomotor triplaza “Tipo 97".

El amanecer en el este fue magnífico por encima de las nubes blancas, mientras guiaba a los 360 aviones hacia Hawai, a una altitud de 3.000 metros. Sabía cuál era mi objetivo: sorprender y paralizar la fuerza naval estadounidense en el Pacífico. Pero me inquietaba que algunos de los buques de guerra estadounidenses no se encontrasen allí. Yo no pensaba en la posibilidad de que ese ataque fuese el comienzo de un enfrentamiento moral con los Estados Unidos. Lo único que me preocupaba era conseguir una victoria militar.

A medida que me acercaba a las islas hawaianas esa soleada mañana de domingo, hice una observación preliminar del puerto, cerca de Hickam Field, y las demás instalaciones que rodean Honolulu. Viendo a toda la Flota del Pacífico de América anclada con toda tranquilidad allí abajo, me sonreía cuando cogí el micrófono y di la orden: "iTodos los escuadrones, al ataque!". Eran las 7:49 de la mañana.

Como un huracán salido de la nada, mis aviones torpederos, bombarderos en picado y cazas golpearon de repente con una furia indescriptible. Cuando el humo comenzó a disiparse y los orgullosos acorazados, uno a uno, comenzaron a inclinarse, mi corazón estaba casi ardiendo de alegría. Durante las siguientes tres horas guié directamente a los cincuenta bombarderos, que además de Pearl Harbor, también atacaron las pistas de aterrizaje, los cuarteles, y diques secos próximos. Después di una última pasada a mayor altura para evaluar con precisión los daños e informar a mis superiores.

De los ocho acorazados que había en el puerto, cinco resultaron tan dañados que quedaron fuera de combate. El Arizona fue desechado para siempre, el Oklahoma, el California, y el West Virginia fueron hundidos. El Nevada quedó varado en un estado tal que se podía considerar también hundido. Tan solo el Pennsylvania, el Maryland y el Tennessee podrían ser reparados. De los otros cinco, el California, el West Virginia y el Nevada fueron recuperados más tarde. Sin embargo, el Oklahoma, después de ser reflotado, fue vuelto a hundir al considerarse irrecuperable. Otros barcos más pequeños fueron dañados. También 3.077 hombres de la Armada resultaron muertos o desaparecidos y 876 heridos, además de 226 muertos y 396 heridos del Ejército, algo que nunca podría ser reparado.

Fue la más emocionante hazaña de mi carrera. Desde que había oído hablar de la victoria de mi país en la guerra ruso-japonesa en 1905, había soñado con ser un jefe militar como el almirante Togo, nuestro Comandante en Jefe en la decisiva batalla del Mar de Japón.

Como mi padre era director de una escuela primaria y un nacionalista muy patriota, tuve la oportunidad de inscribirme en la Academia Naval cuando tenía 18 años. Después de graduarme tres años más tarde, me uní a la Fuerza Aérea Naval japonesa, y en los siguientes quince años me desempeñé principalmente como piloto de portaaviones. Así que cuando llegó el momento de elegir al comandante en jefe para la misión de Pearl Harbor yo tenía registradas más de 10.000 horas de vuelo, lo que me convertía en el piloto más experimentado de la Armada Imperial Japonesa.

Durante los siguientes cuatro años estuve decidido a mejorar mi hazaña de Pearl Harbor. Combatí en las Islas Salomón, en Java y en el Océano Índico. Justo antes de la Batalla de Midway, el 4 de junio de 1942, sufrí un ataque de apendicitis y no pude volar. Acostado en mi cama, escuchaba los sonidos de la batalla sobre mí. Al final de ese día habíamos sufrido nuestra primera gran derrota, con la pérdida de diez buques de guerra en total.

A partir de entonces la situación se puso cada vez peor. Yo no quería rendirme, habría luchado hasta el último hombre. Sin embargo, cuando el emperador anunció la rendición, lo acepté.

Yo estaba en Hiroshima el día antes del lanzamiento de la bomba atómica, asistiendo a una conferencia militar de una semana de duración con el Ejército. Afortunadamente, recibí una llamada de larga distancia del Cuartel General de la Marina pidiéndome que regresase a Tokio.

Con el fin de la guerra terminó mi carrera militar, ya que las fuerzas armadas japonesas fueron disueltas. Regresé a mi pueblo natal, cerca de Osaka, y comencé a trabajar en la agricultura, pero era una vida desalentadora. Me volví más y más infeliz, sobre todo cuando se iniciaron los juicios por crímenes de guerra en Tokio. Aunque nunca fui acusado, el general Douglas MacArthur, me llamó a declarar en varias ocasiones".


El 6 de junio de 1942, durante la segunda fase de la Batalla de Midway, fue gravemente herido al incendiarse su avión en cubierta durante el ataque de bombarderos en picado norteamericanos sobre el portaaviones insignia Akagi. La gravedad de sus heridas fue tal que se le retiró del servicio activo y se le reasignaron labores de coordinación del estado mayor naval en Tokio.

Después de la guerra, Fuchida quedó en un estado moral muy quebrantado, con un odio insano hacia los americanos y muy desilusionado de cómo se habían conducido los hilos de la guerra. En 1949 conoció a un misionero cristiano americano, llamado Jacob DeShazer, durante el período de reconstrucción del país y se convirtió del budismo al cristianismo, curándose de los sentimientos engendrados en la postguerra. Jacob DeShazer había sido prisionero de los japoneses desde 1942 y fue miembro de la Incursión Doolittle, el primer bombardeo sobre Japón. Posteriormente fue hecho prisionero cuando su avión se estrelló en la China manchuriana. Jacob DeShazer logró evangelizar a Fuchida.

Realizó una gira evangelizadora en 1952 en los Estados Unidos, donde se le recibió con honor y se le nombró Amigo de los Estados Unidos.

Falleció a consecuencia de la diabetes en 1976 a la edad de 74 años en Kashiwara, distrito de Tokio en el Japón.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.