HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

Narvik (9-4-1940)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Narvik (9-4-1940)

Mensaje  Compañia el Jue 24 Mayo - 22:43:03


Cuando los alemanes planifican la Operación Weserübung, el General Keitel propone como jefe de la operación al General Nikolaus Falkenhors, un militar de ascendencia polaca que en esos momentos era comandante de un Cuerpo de Ejército en el oeste. Hitler le otorga 5 divisiones para ocupar los puertos de Oslo, Stavanger, Bergen, Trondheim, y Narvik. La operación era tan secreta que cuando Falkenhors le pide tropas a Brauchitsch y a Halder, se sorprenden al conocer que tal operación se estuviera gestando. Falkenhors consigue una sola ayuda, que se le añadan dos unidades de montaña.


General Eduard Dietl

El General Dietl al mando de la operación

Las dos dos brigadas de los Cazadores de Montaña están comandadas por el General Eduard Dietl, veterano de la Gran Guerra y hombre de gran experiencia en operaciones en terreno montañoso. Las tropas de Dietl son transportadas por 10 destructores, al mando del Almirante Frinz Bonte y arriban a Narvik sin más contratiempos que un temporal que rompe la formación de la flota y un par de viejos barcos guardacostas noruegos en Narvik que presentan oposición y son hundidos sin mayor trámite.

Desembarcan los cazadores

Los noruegos no aparecen por ninguna parte. La fortaleza que defiende el fiordo se encontraba desierta. La ocupación del puerto fue un paseo donde no se produjo una sola baja alemana y cuando menos los noruegos perdieron los 300 tripulantes de los guardacostas, dos viejos acorazados construidos en 1898. Lo que Dietl no sabía era que los mercantes que transportaban el equipo pesado en esos momentos eran hundidos por los ingleses.


Cazadores tomando posiciones en Narvik

Los noruegos se rinden sin un solo disparo

El General Dietl es recibido por el cónsul alemán que lo guía hacia la residencia del Coronel Sundlo, comandante de la plaza. El cónsul alemán presenta a los dos oficiales y sin más protocolo Dietl le informa que han desembarcado una división alemana -en vez de decir dos brigadas- y lo conmina a rendirse para evitar un derramamiento de sangre inútil. Sundlo pide una hora para consultar a sus superiores y Dietl se niega exigiendo la rendición inmediata. Sundlo se rinde.

El Hotel Royal

Luego de poner bajo custodia a Sundlo el General Dietl regresa al puerto, la noticia de la rendición se extiende por las calles. Los cazadores toman posiciones en Narvik que sigue en total calma. Pasa el día y en la noche Bonte invita a Dietl a cenar a bordo de su buque insignia. Dietl rechaza la oferta, pues es uno de esos comandantes que prefiere mantenerse cerca de sus hombres y no andar en reuniones socuiales, costumbre que le salva la vida o al menos el riesgo de perderla. Requisa tres pisos del Hotel Royal donde instala su Cuartel General.


Transportes acoderados y otros hundidos en Narvik

Atacan los británicos

A las 5:30 de la mañana del día 10, se oye una fuerte explosión, el buque del Almirante Bonte vuela por los aires y pronto una serie de explosiones inundan el fiordo. Durante la noche, 5 destructores británicos tomaron posiciones y al alba atacaron a los barcos fondeados en la rada. Los alemanes perdieron tres destructores, incluyendo al buque de Bonte, y otros cinco mercantes son hundidos en pocos momentos. Los británicos perdieron tres destructores incluyendo a la capitana y los otros dos escaparon del fiordo.

Narvik queda aislada

Dietl sabe que se encuentra encerrado en una trampa. El día 13 a las 12:30 del día los puestos de observación alemanes avisan que se aproximan cinco destructores tipo Tribal, cuatro tipo Forester y el crucero HMS Warspite comandado por el Vice Almirante Whitworth. Los destructores alemanes abren fuego contra los británicos. Dos horas después los alemanes se quedan sin municiones y al estar sin combustible para poder maniobrar, optan por barrenar los barcos o encallarlos contra las rocas del fiordo. Las tripulaciones logran alcanzar tierra. A las 3 de la tarde el General Dietl se encuentra desprovisto de apoyo naval. Los barcos británicos se pasean por la bahía sin que los alemanes puedan hacer nada al respecto.


Los cazadores estaban equipados sólo con armas ligeras

Los cazadores sólo tienen armas ligeras

Dietl dispuso sus fuerzas, que en esos momentos sumaban 1800 cazadores y 3000 marineros, para defender la ciudad sin armamento pesado, pues sólo cuenta con ametralladoras y morteros para cubrir el puerto, la ciudad de Narvik, la vía del ferrocarril que va a la frontera, que dista 30 kms y los pueblos aledaños de pescadores. Dietl esperaba con impaciencia la artillería, que nunca llegaría. Aparte de la falta de artillería, las brigadas no cuentan con equipos de comunicaciones, ropa de invierno y por último la munición es limitada.

El destino de los cargueros

Uno de los cuatro cargueros que debían abastecer Narvik fueron transferidos a Bergen y los otros tres fueron hundidos o barrenados para evitar la captura. La peor pérdida fue la del tanquero Jan Wellen que debía haber reabastecido a los destructores.



La defensa

Dietl ordena formar grupos de hombres que deberán desembarcar de los destructores encallados 14 piezas de artillería antiaérea. Del destructor Diether von Roeder desembarcan el equipo de radio. Los ingleses no logran darse cuenta de los movimeintos de los marineros alemanes a pesar de encontrarse apenas a unos 1000 metros de distancia. En la ciudad decomisan 48 camiones, 6 automóviles y algo de gasolina.

Invasión Aliada

El 17 de abril comienza la invasión Aliada. Al norte de Narvik desembarcan grandes contingentes de tropas británicas. Los franceses lo hacen un poco más al norte. Los noruegos se encuentran en el este cerca a la frontera sueca y al sur, en el fiordo de Skjomen desembarcan fuerzas polacas. Dietl está rodeado por los cuatro flancos por una fuerza aliada muy bien equipada de 20 mil hombres.


Prisioneros noruegos rumbo a Narvik

Orden de retirarse

En Berlín se enteran de la precaria posición del General Dietl y le ordenan abandonar Narvik con sus tropas y cruzar la frontera sueca. El coronel Lossberg es encargado de comunicar la orden por radio, pero antes de hacerlo habla con el General Jodl y le dice que no le parece conveniente enviar esa orden. Jodl acepta posponer la orden y Lossberg se dirige al Alto Mando de la Wehrmarcht para hablar con Brauchitsch. Deciden enviar una orden pidiéndole a Dietl mantener la plaza, pero la orden no es recibida por radio en Narvik. Jodl decide entonces enviar una orden escrita.

La nueva orden para Dietl

El hidroavión con al orden llegó a Narvik al día siguiente y logró amerizar sin mayores problemas ante las narices de los británicos. La orden le pide a Dietl resistir el mayor tiempo posible, por cuanto que no era factible enviar refuerzos ni artillería en esos momentos. Como única alternativa le dejan a Dietl la posibilidad de irrumpir hacia el sur.


Sólo llegaron 75 paracaidistas de refuerzo

Atacan los Aliados

Se iniciaron una serie de ataques sin mayores consecuencias por parte de los Aliados quienes no tenían preparación ni equipo para luchar en terreno montañoso. Sólo los franceses tenían tropas especializadas de cazadores alpinos y los noruegos estaban mal armados. Los Aliados ignoraban el verdadero estado de las tropas alemanas y como disponían de tiempo prefirieron tomarlo con calma para evitar bajas inútiles.

Dietl abandona el Hotel Royal

A fines de abril Dietl retira su Cuartel General del Hotel Royal y se traslada a las montañas. En mayo la bahía está totalmente invadida por naves británicas. Continúan desembarcando tropas al norte de la ciudad y los alemanes experimentan serias bajas en los puestos periféricos. El 13 de mayo una compañía en el norte cae en manos de los Aliados y en Hartwik 20 cazadores alemanes, con dos ametralladoras, resisten durante 24 horas a 500 británicos equipados con artillería y blindados. Finalmente optan por retirarse por las montañas hacia el sur.

Los alemanes se repliegan

A esas alturas de la lucha Dietl ya no sabe exactamente con cuántos efectivos cuenta. El equipo de radio deja de funcionar y nuevos ataques se producen el día 15 de mayo. Las fuerzas noruegas logran avanzar por el este, obligando a las tropas alemanas a replegarse. Por el norte los británicos ganan terreno y los cazadores retroceden hacia las planicies altas de Narvik. El clima afecta a unos y otros, por momentos hay nevadas y luego sale el sol, creando lodazales.

Los Stukas atacan

Los días 17 y 18 por fin aparecen los Stukas que alivian en algo la presión que sufren los alemanes y luego aparecen los transportes Junkers que lanzan paracaidistas, pero son apenas 75 hombres, más 15 que llegan en un hidroavión.



Narvik es abandonada

El día 28 Dietl autoriza al comandante Haussels para que abandone Narvik donde se encuentran sitiados 150 cazadores y 250 marineros. La única posibilidad es que se abran paso hacia el sur. Al norte de Narvik sólo el ferrocarril se encuentra en manos alemanas, pero están aislados. Narvik está en llamas por los bombardeos británicos. Dietl, viejo zorro con gran experiencia, dispone sus tropas con gran habilidad, replegándolas antes de los ataques y cayéndole por detrás al enemigo para recuperar el terreno perdido.

Los polacos atacan el ferrocarril

Los polacos atacan el ferrocarril y los alemanes se atrincheran en un túnel. Desde Berlín le prometen 1800 paracaidistas y 1000 cazadores, pero Dietl no cree que sea posible recibir esa ayuda a tiempo.



Los Aliados se retiran

El 8 de junio los ataques Aliados comienzan a ceder y sorpresivamente cesan del todo. Esa tarde los Aliados comienzan a retirarse. Los aviones de observación informan que los británicos se está embarcando y los buques se dirigen al oeste, sin esperar más Dietl ordena atacar Narvik que es abandonada a la carrera por los británicos quienes só,o protegen la retirada. Esa misma noche, los cazadores recapturan Narvik.

Rendición de Noruega

Al día siguiente, el Comandante Ruge, jefe de las fuerzas noruegas capitula por orden del Rey Haakon VII, que ese mismo día abandona Tromsö con los miembros de su gobierno. La Batalla de Narvik ha terminado.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.