HORARIO
Clan SVT-40
Estadísticas
Tenemos 166 miembros registrados.
El último usuario registrado es ferbetera.

Nuestros miembros han publicado un total de 1012 mensajes en 675 argumentos.
Últimos temas
» Capturas de Partidas
Jue 16 Jul - 18:32:46 por kaynesh

» [Crusader Kings II] Creación de Hispania.
Jue 16 Jul - 13:12:34 por SVT**Gele81

» Los ultimos guerrilleros
Sáb 11 Jul - 2:51:58 por Compañia

» Exilio
Sáb 11 Jul - 2:49:36 por Compañia

» Los niños de Rusia
Sáb 11 Jul - 2:47:08 por Compañia

» El sueño derrotado
Sáb 11 Jul - 2:44:14 por Compañia

» La guerra cotidiana
Sáb 11 Jul - 2:38:59 por Compañia

» La batalla del Jarama
Sáb 11 Jul - 2:34:44 por Compañia

» La Aventura de la Historia
Sáb 11 Jul - 2:30:39 por Compañia

»  La guerra civil española
Sáb 11 Jul - 1:28:48 por Compañia

WEB Clan SVT-40
Click en la imagen
Comunity Of Modders
Click en la imagen
Grupo STEAM SVT-40
Click en la imagen
Twitter
Click en la imagen
GRUPO OPERACIONAL 9 ARMA 3
Click en la imagen

1ª y 2ª Batalla de la Carretera de la Coruña

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

1ª y 2ª Batalla de la Carretera de la Coruña

Mensaje  Compañia el Jue 7 Jun - 23:08:41


Primera batalla de la carretera de La Coruña


El estado mayor de Franco ha elaborado un nuevo plan para revitalizar el intento de tomar Madrid. La ofensiva directa ha fracasado. Franco intenta asfixiar Madrid aislándola de Guadarrama. Si lo consigue sus líneas de comunicación mejoraran, y si hay suerte cortando las líneas directas de suministro podrá derrumbar el frente de la sierra, y tomar Madrid por donde a Yagüe realmente le hubiese gustado entrar, por el norte. Pero estando el frente de Guadarrama tan fijado, se les hace imposible entrar por allí.

Las fuerzas encargadas de romper las comunicaciones son las mismas que han estado participando en todos los ataques anteriores en ese sector del frente. Desgastadas y muy cansadas son reforzadas por tropas de regulares y legionarios, gran cantidad de material de artillería, carros de asalto y unidades de aviación.


Se reúnen las tropas en Campamento, Cuatro Vientos y en la Casa de Campo durante los últimos días del mes de noviembre del 36, en total en todo el sector oeste/noroeste hay cincuenta batallones de infantería, cuarenta baterías de artillería, tres anticarro, cuatro antiaéreas y quince escuadrones de caballería. En total casi cuarenta mil hombres.

El ataque ha sido planeado por Franco, Varela y Mola. Varela se encarga de los detalles y el responsable de llevarlo a cabo es García Escamez, coronel que viene de la sierra. La masa de maniobra la forman diez batallones, doce baterías, siete escuadrones de caballería y cuarenta carros, acompañados por seis baterías ligeras, y cinco de otros calibres. En total cerca de ocho mil hombres implicados en la maniobra. El teniente coronel Siro Alonso será el encargado de conducir a los siete tabores de regulares, dos banderas de la Legión y un batallón de Toledo.

Objetivo: Cortar la carretera de La Coruña y entrar en el Pardo. El ataque será llevado a cabo desde Campamento y la Casa de Campo, el primer objetivo del ataque será tomar Humera.


Columna de Caballería: al mando del teniente coronel Gavilán y formada por siete escuadrones y un pelotón de zapadores.

Columna de Ventorro del Cano: mandada por el teniente coronel Siro Alonso y formada por seis batallones, cuatro baterías ligeras, dos compañías de carros y una compañía de zapadores.

Columna de la Casa de Campo: mandada por el teniente coronel Bartoméu, con cuatro batallones, dos baterías ligeras, una sección de carros y una sección de zapadores.

Grupo de Artillería de acción de conjunto: formada por cinco baterías.

Amanecer del día 29 de Noviembre de 36 la columna Bartolomeu toma por sorpresa el cementerio de Bellas Vistas, partiendo de la Casa de Campo, en realidad es un movimiento de fijación del enemigo y distracción.

Mientras mas al norte la fuerza principal mandada por Siro Alonso, ocupa el cementerio de Pozuelo y las primeras casas de Colonia la Paz y no puede avanzar más por la dura defensa republicana. En esta fase de la operación se queda sin tomar el primer objetivo que se habían marcado, Humera. Y a su vez queda en una posición mala en el cementerio de Pozuelo.

La brigada Republicana de José Maria Galán ha sido la que ha recibido el primer empujón y aguantando en sus posiciones firmemente pero teniendo una gran cantidad de bajas. Sus posiciones después de todo han sido muy mejoradas y empiezan a tener buenas fortificaciones.

Al norte de estas posiciones Bueno con una gran colocación de sus secciones de ametralladoras ha impedido que les envolviesen con la caballería por el norte. La XII brigada internacional llega justo a tiempo de colaborar y reforzar las defensas.

En total unos ocho mil atacantes han sido parados por algo más de tres mil defensores bien apoyados por sus refuerzos, haciendo que se estabilice otra vez el frente.

En los días sucesivos se fortifican las posiciones ganadas por ambas partes y se empieza un juego de golpes de mano, asaltos localizados y pequeños movimientos en las líneas pero sin ninguna importancia estratégica. Son días de bombardeos artilleros y de aviación, donde se suceden combates aéreos frecuentemente.

El día 13 de diciembre amanece con una niebla muy espesa y fuerza al general Varela a retrasar la operación que había puesto en marcha para primera hora de la mañana. Tiene bajo sus órdenes las brigadas I y II, son más de diez mil hombres divididos en cuatro columnas listos para asaltar la línea enemiga y avanzar hasta la carretera de La Coruña.

El grueso de las tropas parte desde Brunete y Quijorna hacia Villaviciosa de Odón y de esta posición hacia Boadilla. Una vez cumplido este objetivo desde la línea Las Rozas-Majadahonda, las columnas deben cambiar de orientación en el ataque para entrar oeste-este por la retaguardia Republicana. Siro Alonso y Bartomeu tienen que cubrir al avance de estas fuerzas fijando al enemigo en la zona de la Casa de Campo y Pozuelo. Son apoyados a su vez por dos compañías de carros que tienen ante si un terreno muy favorable, muy llano, con poca vegetación y están cubiertos por trece baterías de artillería para su avance.

En frente tienen a un enemigo que no ha variado demasiado en su composición desde la última ofensiva. La brigada de Galán fue sustituida por la de Perea debido al fuerte castigo sufrido el día 29. Las fortificaciones no se dejaron de efectuar y la línea Republicana parece bastante sólida. La 6 brigada mixta del comandante Gallo esta también integrada en las defensas, son unos doce mil hombres que tienen dos brigadas internacionales en reserva.

El 30 de noviembre la 3ª Brigada se ve reforzada por cuatro batallones (un total de 2000 hombres), uno de ellos internacional. Mientras, las tropas sublevadas atacan sin éxito en el sector, cesando momentáneamente en la ofensiva, al producirse el 1 de diciembre un ataque republicano sobre la Casa de Campo. El día 2 de diciembre los republicanos, apoyados por carros, recuperan territorio al sur de Pozuelo. El 3 los rebeldes vuelven al ataque, presionando ahora sobre Húmera, pero no obtienen ningún éxito. Agotadas las posibilidades de explotar un éxito, se dio por finalizada la ofensiva.



Consecuencias

La 3ª Brigada, la única que sufrió el ataque, resistió muy bien la superioridad numérica y la abrumadora fuerza artillera, pero quedó muy quebrantada tras la ofensiva y tuvo que ser retirada del frente. Su jefe, José María Galán, fue herido leve y sustituido por el capitán Emeterio Jarillo.

La defensa se apoyó sobre todo en las casas y las colonias de verano de la zona de Pozuelo. Martinez Bande hace referencia a una extensa red de fortificaciones de forma exagerada, ya que el frente se había situado en torno a Pozuelo hacia menos de un mes. El esfuerzo principal de fortificación se realizó en noviembre en la misma ciudad de Madrid y Pozuelo era lugar de ataque y no de defensa; debieron existir trabajos de atrincheramiento, y alguna que otra fortificación, ademas de nidos de ametralladoras.

El ataque nacional finaliza con un fracaso al detenerse la ofensiva ante el contraataque de la Casa de Campo. La necesidad, no obstante, de defender ese flanco hará que a mediados de diciembre los rebeldes inicien otro ataque, la segunda batalla de la carretera de La Coruña.


Segunda batalla de la carretera de La Coruña


mañana del 14 de diciembre amanece también con mucha niebla, impide por el momento iniciar las operaciones hacia Boadilla, cuando la niebla comienza a levantar al medio día empieza a llover con bastante intensidad, entonces los legionarios de Varela toman a la bayoneta y con bombas de mano el palacio del duque de Sueca en Boadilla, están apoyados por algunos carros. La resistencia Republicana es muy fuerte, hasta que han aparecido treinta y un bombarderos, Junkers y Savoia escoltados por veinticinco cazas Fiat y Heinkel. Desbaratan entonces toda la línea defensiva Republicana. Ese mismo día se insta a los voluntarios internacionales encuadrados en esa zona y que estaban de permiso en el centro de Madrid a que vuelvan a sus posiciones defensivas.

La fuerza de las columnas principales está formada por 15 batallones, 9 escuadrones de caballería 13 baterías 52 cañones, dos compañías de Panzer I, cuatro secciones de zapadores y servicios, dando un total de unos 10.000 hombres. Las fuerzas de las columnas que actúan en las alas se desconocen.


Los nacionales, bajo las órdenes del general Varela, crean tres columnas principales de ataque, aunque no hay que olvidar otras dos que operan en los flancos. Las columnas principales son:

Columna del Coronel Monasterio: la cual actuará desde Brunete sobre Villanueva de la Cañada y luego sobre Villanueva del Pardillo.

Columna del Teniente coronel Barrón: atacará desde Villaviciosa de Odón a Boadilla por el oeste y luego avanzará hacia Majadahonda.

Columna del Coronel Saénz de Buruaga: atacará desde Villaviciosa de Odón a Boadilla de frente, llegará a Majadahonda, y girará hacia el este, llegando hasta el Manzanares.

Aparte de estas tres columnas principales, actuarán otras dos:

División de Ávila: que atacará desde Navalagamella hacia Valdemorillo.

Columna del teniente coronel Siro Alonso: atacará Boadilla por el este y cubrirá el flanco derecho de la columna de Saéz de Buruaga.

El día 15 de diciembre la XI Brigada Internacional es llevada con urgencia a Boadilla, donde el combate empieza a ir subiendo en intensidad. La sección de ametralladoras tiene que proteger la retirada de unidades Republicanas que están en apuros y su vez se les pide que se replieguen ordenadamente varias veces. Los ataques y contraataques ese día son fuertes por los dos bandos, pero no hay grandes concentraciones de tropas debido al mal tiempo. El general Varela espera mejor momento para dar el golpe.

El día 16 de diciembre es el indicado por Varela para comenzar con el asalto general a las posiciones enemigas. Las columnas de Barrón y Siro Alonso desbordan Boadilla, que pasa a manos franquistas. Es tomada por Buruaga. Los republicanos ponen en juego todas sus reservas en el combate, las dos internacionales y el batallón de choque de El Campesino junto con otras unidas.

Hasta el día 19 no vuelve a lucir el sol, la niebla vuelve a inundarlo todo y los combates son leves y muy localizados. Ya el día 19 los nacionales vuelven a la carga y son parados por los republicanos, incluso llega estos a retomar algo de terreno perdido los días anteriores frente a Boadilla. Monasterio si consigue ganar terreno y toma Villanueva de la Cañada para los nacionales. Hasta ahí llega la que se llamara "batalla de la niebla". Franco quiere cambiar de estrategia en Madrid convencido que los intentos directos están condenados al fracaso. Desea envolver Madrid por el noreste o por el sureste.

Los días siguientes baja la intensidad de la ofensiva y en una visita del general Varela para inspeccionar el frente, es herido por un obús lanzado por un carro T-26 soviético. Tiene esquirlas por todo el cuerpo, es retirado del frente y trasladado a un hospital donde se recuperara de las heridas en el hospital de Griñón.

El general Orgaz toma el mando de las tropas de Varela, y prepara el dispositivo para un tercer envite. Ahora el cuartel general insurgente pone todas las fuerzas con las que dispone en liza para esta nueva ofensiva. Cuentan con cuatro columnas, mandadas por Sáenz de Buruaga, Asensio, Barrón e Iruretagoyena muy fogeados. Entre las cuatro suman veinticuatro batallones, siete escuadrones de caballería, veinticuatro baterías ordinarias, de las que cuatro eran del 105, y otras cuatro del 155, tres baterías antitanque, y dos compañías de carros. Son en total casi veinticuatro mil hombres casi todos unidades africanas, a las que hay que sumar más de cien aviones.


general Orgaz

La orden de operaciones especiales señala que la misión es "ocupar la línea Cerro del Aguilar-Cuesta de las Perdices-Aravaca-Bosque de Remisa-cruce de carreteras Las Rozas-Majadahonda-vértice Cumbre-Villanueva del Pardillo, para dominar el paso por la carretera y ferrocarril de La Coruña".

La idea de maniobra consiste en que las columnas de Asensio y Barrón lleven la iniciativa para alcanzar el cruce de camino dos kilómetros al noreste de Boadilla, ocupando el castillo de Villafranca, el caserío Romanillos y Villanueva de la Cañada. En la segunda fase, la línea habrá de ser el cruce al noreste de Boadilla-vértice Cristo-cruce al suroeste de Las Rozas-Majadahonda-vértice Cumbre-Villanueva del Pardillo.

En el frente hay cambios apreciables en la ubicación de las tropas republicanas: la XII brigada esta en Sigüenza y la XI en Villanueva de la Cañada. Kleber es relevado por el teniente coronel Cuevas, al general Miaja no le agradan sus actuaciones y consigue que lo destituyan. El relevo contribuye a la ofensiva franquista porque provoca cierto desconcierto. Los republicanos tienen dos divisiones incompletas, sin embargo algunas brigadas tienen, en lugar de cuatro, cinco batallones. A las brigadas internacionales XI y XII se les ha agregado dos batallones de españoles, en total en el sector hay casi treinta batallones de fuerzas republicanas.

Consecuencias

Una vez más, el bando nacional ve detenida una ofensiva a campo abierto en Madrid. Su maniobra, de mayor alcance que la realizada a finales de noviembre, se ve frenada por la niebla, que le imposibilita utilizar su mayor poder aéreo y artillero, y por la obsesión de tomar Boadilla, en donde los republicanos muestran su buena preparación para la defensa, en vez de intentar superarla por el oeste. No hay que olvidar tampoco la buena actuación de las tropas de Barceló que resistieron en el pueblo de Boadilla y la de las brigadas internacionales XI y XII, que con una gran cantidad de bajas evitaron la ruptura del frente tras la pérdida de Boadilla. Batallones como el Comuna de Paris de la XI o el Thälmann de la XII quedaron muy diezmados.


avatar
Compañia

GALICIA

Cantidad de envíos : 1607
Fecha de inscripción : 01/09/2009
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.